Skip to main content
<-div class="row">

Deshidratación en Niños – Síntomas, Causas y Prevención

Deshidratación en Niños – Síntomas, Causas y Prevención

  

Iván Moya - 14 de octubre de 2022 - Dehidratación en niños

El verano ha llegado a su fin y, con ello, las temperaturas vuelven a descender. Después de otro verano abrasante, con ola de calor incluida, el riesgo de deshidratación baja. Hace más frío y sudamos menos, por lo tanto, reducimos una de las principales pérdidas de líquidos de nuestro cuerpo. No obstante, la atención que tenemos que prestar para mantenernos hidratados sigue siendo la misma, y si hablamos de niños, con más razón, ya que es uno de los grupos más vulnerables de sufrirla. 

Nuestro cuerpo necesita unos niveles óptimos de agua para funcionar correctamente, en otros artículos te explicamos las consecuencias de no beber suficiente agua. Sin embargo, cuando hablamos de niños, el riesgo es mayor.

Por qué la deshidratación en niños es peligrosa

En primer lugar, su superficie corporal es distinta a los adultos, lo que significa que en situaciones de pérdidas de líquidos como vómitos y diarreas (algo más frecuente en la infancia) la proporción de pérdida es mucho mayor. Además, su sistema de regulación del equilibrio hidroeléctrico no está todavía desarrollado completamente, lo que significa que pueden llegar a la deshidratación con más facilidad.

Y no hay que olvidar que son niños, por lo tanto, no son conscientes de la importancia de la hidratación, y en ocasiones pueden no saber o no querer comunicar su necesidad de beber agua. Hay que tener especial cuidado para evitar la deshidratación en los niños, ya que puede derivar en complicaciones.

Complicaciones derivadas de la deshidratación en la infancia

Convulsiones: en relación con lo que hemos comentado anteriormente de su sistema de regulación, la deshidratación puede llevar a que los electrolitos estén desbalanceados y provocar contracciones musculares y pérdidas de conciencia.

Infecciones renales: que también pueden derivar en problemas urinarios e insuficiencias renales.

Lesiones por altas temperaturas: cuando haces una actividad física, algo que a los niños les encanta, y transpiras en exceso puedes sufrir un golpe de calor, y más si la temperatura es elevada.

Shock hipovolémico: cuando el volumen sanguíneo es bajo y hace que la presión arterial y la cantidad de oxígeno en el cuerpo bajen. Es una de las complicaciones más peligrosas.

Ahora que ya sabemos en qué puede derivar la deshidratación severa, vamos a entrar en qué la causa.

Causas frecuentes de deshidratación en niños

Lo más común son los vómitos y la diarrea, pero también puede ser algo tan típico como hacer mucho ejercicio físico, jugar mucho y no reponer los niveles de líquido consecuentemente, es decir, no beber suficiente agua, algo que se acentúa cuando hace calor.

Cuando las temperaturas son elevadas, la sudoración es mayor, por lo tanto, la pérdida de líquidos se produce con mayor facilidad. Esto sucede por lo que hemos mencionado antes de la transpiración excesiva.

También se puede dar con enfermedades leves y comunes, como puede ser faringitis o fiebre. Es importante saber cómo detectar cuando los niños tienen falta de hidratación. Por ello, a continuación, te contamos cuáles son por principales síntomas.

Síntomas de deshidratación en la infancia

La principal forma de darse cuenta es controlando la orina del niño. Si vemos que la cantidad y las veces son inferiores a lo normal, se puede deber a que está deshidratado. Si tiene los ojos hundidos, o cuando llora no muestra casi lágrimas también. Otro síntoma es tener la boca seca y/o pegajosa.

No obstante, también hay formas de saberlo según su comportamiento.  La irritabilidad, mal humor, somnolencia o mareos son síntomas de la deshidratación en niños.

Cómo mantener a los niños hidratados

Por último, vamos a darte consejos para evitar la deshidratación. A nivel rutinario, es un buen hábito establecer horas para beber agua. Por ejemplo, ponerse una alarma varias veces todos los días para beber la cantidad de agua recomendada por la OMS.

Un factor muy importante es la alimentación. Proporcionarles una dieta rica en frutas, verduras, sopas, batidos y demás alimentos con porcentajes altos de agua. Hay ciertas situaciones que precisan más hidratación que de costumbre, por lo tanto, en esas ocasiones hay que hidratarles más.

¡Esperamos que te haya servido este artículo #NaturalDrinkers! Seguro que eres todo un experto en hidratación, pero ¡Ahora aún más con tus pequeños!